La chica de la curva

Dicho acontecimiento obligó a los agentes a alejarse durante unos minutos de allí para socorrer a los accidentados. Aprovechando la circunstancia, el conductor, que presuntamente estaba bebido, se dio a la fuga. Cuando A. Le pidió, en definitiva, que mintiera para salvarlo de la pérdida de seis puntos. No obstante, tres horas después aparecieron dos agentes de la benemérita en su puerta. Tanto el conductor como su cónyuge aseguraron que habían estado juntos toda la noche en casa. Juraron y perjuraron, hasta que los agentes les dijeron que les mostrasen su garaje.

Allí estaba.


  • Bienvenido a Público?
  • sitios web de citas en chile;
  • chicas de vitoria.
  • mujer soltera con un hijo?

Un matrimonio y su hijo regresaban a su casa tras pasar unos días en la montaña. Una carretera comarcal de América del Sur fue el escenario. El momento: De pronto, apareció ante el coche, en medio de la carretera, una mujer con el cuello y la ropa ensangrentados solicitando su ayuda. Tras detener el vehículo, la mujer, muy alterada y llorando, les explicó que acababa de tener un accidente y que su coche se había caído por el barranco. La mujer rogó al hombre que le ayudase, pues tenía un bebé que había quedado atrapado entre los hierros del coche.

El hombre, sin dudarlo un momento, cogió su equipo de montaña y descendió por el barranco.

La verdadera chica de la curva

Después de un tiempo, que para su familia se hizo eterno, el hombre volvió muy nervioso y con el bebé entre sus brazos. Pero al dirigir la mirada hacia el lugar donde apuntaba su dedo índice descubrió que allí no había nadie. La señora había desaparecido. Después arrancó el coche y se fueron de aquel lugar. La señora que nos pidió ayuda estaba allí.

Un joven, que circula solo por la carretera, es embestido por otro coche conducido por una chica, la cual no ha realizado correctamente la incorporación a la vía. El joven se dirige hacia el otro coche a pedir explicaciones, pero la atractiva mujer le dice con voz melosa: Yo también. Esto debe ser cosa del destino , que quería que nos uniésemos.

El chico, encantado, le da la razón: Cobos se giró y balbuceando preguntó a la mujer quién era, y que hacía allí. Sin embargo esta no articuló palabra.

Menú de navegación

Su mirada seguía perdida Dios sabe donde…. No podía ser. No podía estar nadie allí.

La chica de la curva cumple 70 años | El Mundo Today

No podía ocurrir que esa vieja historia de la mujer de la curva le estuviera ocurriendo a él. No creía en ese tipo de tonterías. Decidió salir del coche y echar un vistazo desde fuera. Tenía que ser fruto de su imaginación.

Francia extradita los guiñoles a España

Asió la palanca de la puerta con la mano dispuesto a abandonar el coche, y de repente sintió una fuerte presión en el cuello. Notó como dos manos frías como el acero le presionaban impidiendo el paso de aire a los pulmones. La mujer ya no tenía esa mirada fria y distante sino todo lo contrario: Intentó zafarse de las manos de la mujer pero le resultó imposible.

Hasta que la mujer aproximó sus labios y dijo con una voz carente de expresión: Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Su mirada seguía perdida Dios sabe donde… No podía ser. Compartir en Facebook. Compartir en Twitter. Anterior No Juegues con las Langostas. Responder Cancelar respuesta Connect with:.

Facebook Google Twitter. Comentarios antiguos.

La chica de la curva

Uso de cookies Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Iniciar sesión Connect with:. Iniciar sesión. Resetear contraseña Usuario o Email.

admin